¿ESTÁN TRISTES LOS APÓSTOLES DE OTEIZA?


Como ya os habíamos comentado en el blog el pasado día 20 de abril fuimos de visita al Museo Oteiza. Desde entonces, Aitziber Urtasun, responsable del área de didáctica del museo, ha estado viniendo al cole para llevar a cabo una serie de talleres en las que hemos estado trabajando los sentimientos a través de las obras de Jorge Oteiza.

Ha venido al cole durante cinco lunes para ayudarnos a tomar contacto con el ámbito de la escultura a través de la obra de este gran artista, trabajar el retrato en relación a la expresión corporal, hacernos reflexionar sobre los diferentes sentimientos que podemos expresar desde el rostro y el cuerpo y potenciar nuestra comunicación verbal y no verbal.

Os vamos a contar brevemente en que han consistido estos talleres:

Diapositiva1

A través de la expresión corporal trabajamos los cambios que se producen en nuestro rostros al sonreír o estar enfados.

Para insistir en la importancia de la expresión de nuestra boca la pintamos con pintalabios rojo y la trasladamos a un papel en la pared para ver la forma de nuestras bocas al sonreír o estar serios.

Después con ayuda de nuestros compañeros calcamos nuestros cuerpos para relacionar la forma del cuerpo con la cabeza.

Por último coloreamos el mural para dar sentido a cada uno desde el color de sus ropas y su pelo.

Diapositiva2

Se entrega a cada uno de los alumnos un retrato suyo en Dina3. Tras observarlo y analizar si están contentos, enfadados, aburridos o tristes pasamos a trabajarlos.Primero recortamos los ojos y luego la nariz y la boca. Añadimos colores e intentamos darles vida con nuestras propias caras que tienen movimiento en relación a las fotos.Para ellos, entre dos árboles colgamos de unas cuerdas los retratos y nos colocamos detrás de ellos mirando a través de los huecos y moviendo el cuerpo par a expresar diferentes formas de sentir.

Diapositiva3

Se reparte a cada uno varias fotos de las caras de los participantes del grupo. Para trabajar la relación entre ellos se les pide que identifiquen a sus compañeros en esas fotos y una vez identificados cada uno reparte a cada uno sus fotos.A continuación, se les pide que observen sus caras y pinten sobre las que no están sonriendo una gran sonrisa para trabajar el sentimiento de alegría.Se volverá a repartir más fotos de caras y se les pedirá lo contrario. Es decir, dibujar caras tristes sobre las que están alegres.Por último se realizara un collage doble en el que por una parte se pegarán las cara sonrientes y por otra las tristes.Para finalizar se asigna un color a cada sentimiento y se pinta con brocha sobre ellos. Negro para la tristeza. Rojo para la alegría.

Diapositiva4

Aunque pensamos que hay cosas que nos gustan a todos y otras que no, cada uno tenemos nuestros gustos que nos provocan sentimientos diferentes y hay que aprender a respetarlos.Para trabajar esto jugamos con dos pelotas: una con una sonrisa dibujada y otra con una cara triste. Se lanza aleatoriamente una pelota a cada uno y dependiendo de la que les toque contarán al grupo algo que les gusta y algo que les pone tristes.Después cada uno coge una cuerda y uno se pone en el centro. Este va diciendo en voz alta cosas que le gustan mucho y cuando alguno se siente identificado con ese sentimiento ata su cuerpo al de ella con la cuerda.Al final del ejercicio el alumno queda atado a todos por cuerdas para recordar que siempre tenemos cosa en común con todos.Repetimos el ejercicio con varios de los chicos.Por último, unimos las cuerdas entre ellas y las atamos a los árboles para recordar que aunque las personas estén lejos podemos seguir pensando en ellas y queriéndolas.

Diapositiva5

Cada uno dibuja su cara en una cartulina pensando en que tipo de expresión quiere poner en su retrato. Después cortamos la cabeza recordando que tiene forma redonda.A continuación pegamos alguna de las caras en un panel de plástico transparente atado entre dos farolas. En un primer ejercicio cuatro de ellos se colocaran detrás de las caras y mueven el cuerpo para que le resto adivine como se encuentran (tristes, contentos, enfadados, etc.)Después, pegamos las caras en el panel y jugamos a dibujar la parte del cuerpo que les falta.Por último, nos colocamos detrás de los cuerpos dibujados y movemos las piernas y pies para recordar la parte del cuerpo que falta y con la que también podemos expresar nuestro estado de ánimo.

Diapositiva6

 ¡Han sido unos talleres estupendos llenos de emociones y arte! ¡Gracias Aitziber por tu gran trabajo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NOTICIAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s